Fortin Pavón

En 1833, Juan Manuel de Rosas se abrió paso con una nueva Campaña del Desierto por caminos vírgenes para el hombre blanco, pero no para los indios. Abrió un camino uniendo las localidades de Tapalqué, Azul, Sierra de la Ventana y Bahía Blanca. A esto se sumó la construcción de 20 fortines e igual cantidad de postas con vigilancia militar que hicieron que la campaña arrojara resultados más favorables que sus antecesoras.

Fortin pavon en Saldungaray
Vista del fortin desde afuera.

Una de estas postas construidas por Rosas fue aquélla que se dio en llamar “El Sauce”, por estar ubicada a orillas del río Sauce Grande. Este movimiento dio lugar a la formación de nuevas postas y pasos a lo largo del Sauce así como también de boliches de ramos generales y pulperías. Cuando cayó Rosas, las milicias se debilitaron y el indio otra vez ocupó este lugar.

Casas fortin pavon en Saldungaray
Casas restauradas del Fortin.

La batalla de Pavón selló la unión de las provincias argentinas y, en 1862, el fortín volvió a funcionar. El fortín, que pasó a llamarse fortín Pavón, se desactivó entre 1878 y 1879, hasta que Pedro Saldungaray compró las tierras donde estaba asentado. Su hijo, Santiago Saldungaray, le sugirió la formación de un pueblo y así, el 29 de agosto de 1900, se constituyó legalmente dando vida a lo que hoy es Saldungaray.

Ubicación